Como te podrás imaginar, instalar una de nuestras camas articuladas en Vitoria hace necesario, casi siempre, adaptar la habitación se trate de una persona mayor, con alguna discapacidad o con movilidad reducida. Puede que haya que cambiar o modificar los muebles, distribuir el espacio o facilitar el acceso a la estancia. Todo de cara a facilitar la movilidad y autonomía de la persona en cuestión. 

Hoy queremos recordarte que el espacio ha de adaptarse siempre al uso de muletas, andadores o sillas de ruedas. Por eso hay que tener en cuenta una serie de cuestiones previas. 

En primer lugar, la anchura de paso mínimo de la puerta. Esta ha de ser de 90 centímetros al menos para que puedan entrar y salir sillas de ruedas. En el interior, el espacio mínimo para poder girar con comodidad ha de ser de un metro y medio de diámetro. Una vez superada la barrera de la puerta, este espacio interior tiene que estar libre de muebles y cualquier otro tipo de objeto que impida maniobrar con la silla de ruedas. Esto no sólo facilita la autonomía de las personas dependientes, sino que también ayuda a las personas que les atienden en casa o en los centros especializados. 

Una cama articulada regulable con mando eléctrico será una inversión que se agradecerá a corto plazo y que mejorará la calidad de vida de quien la necesite. Podrás elegir un diseño que se adapte a la decoración de tu casa, permitiendo cambiar de postura, no hacer grandes esfuerzos en el momento de acostarse y levantarse, y, garantizando en todo momento el correcto sueño y descanso del usuario.

En Ortopedia Indar podemos ayudarte a elegir entre nuestras camas articuladas en Vitoria y demás soluciones o ayudas técnicas que necesites.